Home Page
Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Edificios de energía cero, ¿estás preparado?


Aunque los edificios con suficiencia energética llevan con nosotros bastante tiempo, hasta los últimos años no se ha conseguido perfeccionar su construcción para que sean 100% energía cero. Las primeras experiencias de este tipo de construcción se realizaron a mediados del siglo XX, pero no fue hasta 1977 en Dinamarca, cuando los arquitectos Esbensen y Korsgaard realizaron su construcción a la que por fin pudieron poner el nombre de Zero EnergyHouse.

 

Los grandes avances tecnológicos han conseguido que la ingeniería energética y la arquitectura unifiquen sus esfuerzos para crear espacios donde el consumo de energía neta sea nulo. Estas nuevas construcciones son fuentes de energías renovables pues son capaces de generar su propia energía, almacenando aquella que no necesitan.

 

Diferenciamos de esta forma dos tipos de construcciones:

 

  1. Edificios de energía ultra-baja; Aquellos que aun generando energía necesitan de otros recursos energéticos para abastecerse.
  2. Edificios de energía ultra-plus; Se denomina a todas aquellas edificaciones que además de producir al 100% la energía que necesitan, son capaces de generar más energía, pudiéndola almacenar e incluso vender a las compañías eléctricas.

Tienes un buen reto por delante, ya que se está apostando fuerte por este tipo de construcciones por lo que contar con un seguro de responsabilidad civil para arquitectos te ayudará a que estos proyectos vayan sobre seguro y no tengas miedo de emprender tu carrera dentro del campo de las energías renovables, porque en el camino hacia la sostenibilidad todo son ventajas ¿Quieres saber porque?


Principales ventajas de las edificaciones de energía cero

 

Más que una tendencia, esta nueva forma de entender el diseño de los espacios y la construcción en su conjunto, está aquí para quedarse. Tal es la necesidad que tiene nuestro planeta de tener sus recursos propios a buen recaudo, que no es difícil imaginar que la mayoría de las invenciones giren a crear un mundo cada vez más sostenible ¿Porque necesitamos que sea así?


  1. La capacidad autóctona de este tipo de edificaciones para producir su propia energía hace que no sea necesaria la búsqueda de energía por otros medios por lo que contribuyen a la lucha contra el cambio climático.
  2. Construcciones de energía cero son totalmente autosuficientes. Producen energía sobrante que puede ser utilizada por otros usuarios siendo una forma de reducir el nivel de energía producida por otros medios como el carbón, petróleo o gas natural.

¿Por qué cuesta tanto este paso hacia las energías renovables?

Un arquitecto o constructor tradicional tiene en mente levantar la vivienda con el menor coste de edificación posible, dentro de lo que exige la ley. Realmente con este objetivo tan inmediato no se tiene en cuenta la vida útil de esta construcción. No es de extrañar que hasta ahora el consumo de energía de los edificios estándar sea mayor que lo que debería ser desde el punto de vista medioambiental.

 

El gran paso, gira en torno a la conciencia medioambiental. De nada sirve que la edificación esté construida bajo los parámetros de energía cero y que los inquilinos no tengan en mente el ahorro energético que comentamos en sus comportamientos diarios.

 

Quizás ahora a través de la educación y las numerosas asociaciones que luchan por estos conceptos, estemos dando un pequeño paso para que los futuros inquilinos valoren las viviendas ecológicas y apuesten por rutinas diarias que cuiden a su vez el medio ambiente. Puedes echar un vistazo a estos edificios emblemáticos con energía zero que seguro que conocías pero no te habías dado cuenta de su capacidad creadora de energía.

 

Desde el mundo de la arquitectura y la construcción se están dando grandes pasos en este sentido, pero todavía queda mucho por hacer, así que te invitamos a que a través de tus proyectos consigas hacer también un mundo mejor para todos.