Home Page
Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Seguro de Defensa Jurídica

¡Socorro! “Necesito un abogado”


¿Por qué debemos saber qué es un seguro de Defensa Jurídica? Porque, tarde o temprano, podemos necesitarlo.

Se trata de una cobertura que puede aparecer dentro de otras pólizas de seguros como el seguro de Hogar o Auto, de hecho, es una de las más demandadas por los conductores españoles y está incluida en el 87,8% de los seguros de coche. Pero también puede contratarse independientemente como un Seguro de Defensa Jurídica.

¿En qué consiste el seguro de defensa jurídica?

Es una garantía que paga los gastos de cualquier reclamación que puedas plantear y también de las que debas responder.

Este tipo de seguros tiene la finalidad de velar por el interés del asegurado ante cualquier problema con el que se pueda enfrentar y que afecten a sus bienes o derechos. La cobertura principal de este seguro es la de financiar los diferentes gastos que se generan a las personas que están incluidas en la póliza relacionados con los procesos de reclamación o de defensa.

De esta forma, si se dispone de este seguro, ante cualquier proceso administrativo, judicial o de reclamación, un profesional será el encargado de asesorar al usuario, reclamando en su nombre y persiguiendo que sea compensado por el daño sufrido. Así, el usuario tiene un respaldo jurídico sin tener que enfrentarse a los elevados costes que un abogado suele presentar.

En el seguro por defensa jurídica se puede incluir por tanto los costes del abogado, las diferentes tasas y costas judiciales, el notario, etc.



¿Y qué puede cubrir una póliza de Defensa Jurídica?

Depende del producto y de la entidad donde se vaya a contratar. Éstas son algunas de las coberturas generales que cubre un seguro de defensa jurídica:

  • Gastos necesarios para reclamar indemnizaciones por daños sufridos por el asegurado, tanto personales como materiales.
  • Conflictos por problemas de consumo (compraventa, contratos de suministros…)
  • Los gastos urgentes suelen estar incluidos y cubrirán las intervenciones de abogados y procuradores en casos que tengan carácter de urgencia.
  • Asesoramiento jurídico telefónico. Posibilidad de realizar consultas a abogados expertos en la materia a consultar.
  • Y por supuesto, asistencia presencial con un abogado especializado.

Cualquiera puede necesitar un seguro de defensa jurídica: particulares, empresas, profesionales, incluso, las comunidades de vecinos u otros colectivos… Lo más importante es revisar tus pólizas para comprobar si está incluida la Defensa Jurídica o si necesitas un seguro independiente.